¿Quiere controlar la Comunidad de Madrid lo que gana los mendigos?