En el corazón de Mercamadrid: la superficie que no descansó durante el confinamiento