La cornisa cantábrica sufre los efectos del temporal