La corona de Miss Universo ya tiene dueña