Coronavirus: no, las mascarillas no son el remedio más eficaz para prevenir el contagio