Más de un millar de altas diarias en Madrid: continúa el descenso de la presión asistencial