La primera quincena de agosto deja un panorama atípico en el turismo español, lastrado por el coronavirus