El coronavirus rescata el modelo de vacaciones familiares en el pueblo