La soledad de los pastores trashumantes en plena cuarentena por coronavirus