Los transportistas sobreviven estos días en sus camiones para que haya suministros