Un niño de tres años relata en un cortometraje la nueva normalidad para los más pequeños