El Costa Esmeralda, uno de los barcos más sostenibles del mundo: usa gas natural licuado como combustible