Un niño de 8 años deja crecer su pelo para donarlo a enfermos de cáncer infantil