La crecida del Sena 'inunda' París de ratas