Dos crías de oso pardo protagonizan una tierna imagen en Cangas del Narcea, Asturias