Dos pruebas existenciales que complican la decisión del jurado sobre el crimen de Almonte