Los presuntos asesinos del guardia urbano de Barcelona vuelven al lugar del crimen