El criminal de la ballesta mata a otras dos personas ante el desconcierto de la policía alemana