La policía apura las 72 horas de detención para hallar la prueba definitiva que incrimine a Jordi Magentí