Una niña de dos años se convierte en la persona más joven en ser criogenizada