La crisis dispara las quejas ante el Defensor del Pueblo