La crisis no impide que casi todos los españoles se sientan felices