La crisis se nota en las cenas de navidad