La crisis también afecta al sexo