Con la crisis se vacía ‘objetos perdidos’