Demasiado gorda, no; demasiado delgada, tampoco: la cuestión es criticar