Crónica de una búsqueda contra reloj : el padre de Artur ya puede descansar en paz