Cruces peligrosos, entre la imprudencia y la falta de sentido común