Los crucifijos, fuera de las escuelas públicas