Los crucigramas, sudokus y autodefinidos se resisten a la crisis y a las nuevas tecnologías