Miles de personas quedan varadas en las playas australianas a la espera de rescate