¡Cuidado con el sushi! Vivir con el cuerpo lleno de gusanos