La cumbre entró en una fase nueva, tras muchas horas en vía muerta, dice Aguilar