Un cura negacionista que no quería saber nada del uso de la mascarilla acaba contagiándose en Alicante