Un vigués logra la dación en pago