El duro trance de una miss: de ingresar para una operación "supuestamente sencilla" a tenerle que amputar el pie