La lava del volcán de La Palma afecta a más de 908 hectáreas, pero Copernicus detecta que apenas crecen