La familia de Déborah Fernández, la joven asesinada en 2002, pide que su caso no se cierre