Un niño de 11 años se corta el dedo tras ser regañado por no despegarse del móvil