La defensa dice que el asesino mató a los empleados del banco por una deuda que creía pagada