La defensa de Patrick se aferra al “daño cerebral”