El Defensor del Menor cree que las constantes jornadas de huelga vulneran el derecho a la educación de los estudiantes