La delgadez se hereda de padres a hijos