Casi 900 condenados por delitos sexuales han sido detectados antes de poder estar en contacto con menores