RENFE denuncia los daños en sus trenes con un irónico concurso de grafitis