Una nueva marea blanca denuncia que la sanidad pública quedará para el arrastre