Las denuncias ante la Agencia de Protección de Datos crecieron el 45% en 2008