Un entrenamiento de 30 minutos diarios puede ser tan efectivo como uno de una hora