El pabellón deportivo que se desplomó en Sant Boi tenía que ser reformado en 2007