Derrumbe de un edificio de cuatro plantas en una favela de Río de Janeiro